San Telmo: Campaña para salvar estatuas y bienes públicos.

Nuevamente, hay que hablar del abandono de los bienes públicos. El vandalismo se encargó de los monumentos y estatuas de la ciudad, mártires del displicencia de algunos. No alcanzan los enrejados ni los guardias de seguridad ni tampoco los numerosos arreglos para concluir con estas vicisitudes que hoy en día son una lamentable imagen diaria. El ranking de vandalismo a monumentos lo encabeza el grupo de esculturas a los Dos Congresos; la estatua “El Pensador” se encuentra en 2do lugar.

Hasta finales del mes de julio, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público tuvo que intervenir unos 37 monumentos, mejoras que requieren invertir 1 millón de pesos al mes.

La arquitecta y paisajista Sonia Berjman, que es Presidenta de la ONG “Salvemos las Estatuas”, dice que no tiene sentido reparar las estatuas tantas veces si nunca se llega a una medida contundente.  Además afirma se necesita una dirección de arte público que tenga un grupo de especialistas dedicados a cuidar de estos monumentos.

Desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público además insistieron que los monumentos que están en el microcentro soportan pintadas y pegatinas muy a menudo. Otro que toleró el vandalismo fue el monumento que hay a las víctimas de la epidemia de fiebre amarilla que hubo en el año 1871, situado en el centro del Parque Ameghino. También la escultura de Julio César Vergottini, “Izando la Bandera”.Arrojadas al piso se encuentran las 5 grandes figuras en la Plaza Colombia.

Tampoco se salvan los monumentos que se rompen y deterioran cada día, transformándose en secadero de ropa, en habitación y cocina de muchas familias que viven en la calle. Por ejemplo, las estatuas de “La Diana Fugitiva” o “Siringa”,ubicadas en el Parque Lezama del barrio de San Telmo. Otra es el monumento“Canto al Trabajo”, situada en la calle Independencia y la Av. Paseo Colón en el barrio de San Telmo, obra realizada por el escultor argentino Roberto Yrurtia. Y también el monumento realizado en distinción a Mariano Moreno, ubicado Plaza Congreso.

Para Graciela Fernández, quien forma parte de la “Asociación Civil Mirador del Lezama”, el vandalismo sucede por 3 factores: La despreocupación, la extraña barbarie y el alto de indiferencia. Y termina diciendo  que nadie ama lo que desconoce.

Ante la gran cantidad de hechos de vandalismo cada vez más cotidianos en la ciudad de Buenos Aires, unos vecinos formaron un sitio virtual, indignados por dichos acontecimientos: www.salvemoslasestatuas.blogspot.com.ar.

En esta página web dice que no existe una política pública de mantenimiento y restitución del patrimonio de esculturas. Y además, los monumentos se trasladan de un lugar a otro sin consulta previa y sin considerar que ya se concedió una red de vínculos con el entorno y también con el espectador, que forma parte de un apreciable recuerdo que se devasta y se pierde sin sentido. Fte: San Telmo Guía- Crisol  del Plata

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*