Protegen 1.773 edificios de la Ciudad con valor patrimonial

La Legislatura porteña votó ayer una ley para proteger más de 1.700 edificios y casas construidas antes de 1941. Son edificios públicos o privados y también casas que en algún momento estuvieron a punto de ser demolidos, refaccionados o transformados. Algunos fueron catalogados por su valor arquitectónico, otros por su importancia cultural e incluso por la representación simbólica que tienen.

Los 1.773 edificios fueron catalogados con un nivel de protección estructural y cautelar: esto significa que no se puede alterar sus fachadas, la tipología, los elementos básicos que le dan forma y articulación y, básicamente, protege la imagen característica del área para prevenir transformaciones en el tejido y la morfología barrial.

Con un expediente especial, se catalogaron 52 edificios representativos del Movimiento Moderno, una expresión arquitectónica que brilla en Buenos Aires como en pocas ciudades del mundo. Uno de los ejemplos más destacados, y ahora catalogado, es el Teatro Gran Rex (en Corrientes 857), del arquitecto Alberto Prebisch. Otro es el edificio de la Embajada de Chile, en Tagle 2762.

Más allá de estas construcciones de envergadura, la ley buscó también proteger conjuntos arquitectónicos característicos de los barrios: grupos de casas, pegadas unas a otras, construidas sobre la línea municipal y con fachadas y balcones profusamente ornamentados. Muchas levantadas a principios del siglo XX. Uno de los ejemplos está en Caballito, en el Pasaje El Maestro al 100: allí fueron catalogadas ocho viviendas contiguas. Lo mismo sucedió en la cuadra de Santa Fe al 1600, en Recoleta, en donde fueron protegidas otras ocho construcciones.

La mayoría de los edificios –ahora protegidos– habían sido motivo de una medida precautelar en 2011, cuando la Justicia ordenó a la Ciudad suspender el otorgamiento de permisos de demolición, reformas y ampliaciones. Karina Spalla (PRO y presidenta de la comisión de Planeamiento) destacó “el trabajo de los legisladores para llegar a un texto consensuado”. El conjunto de leyes pasó dos veces por el recinto, y también se debatió en audiencia pública.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*