El kirchnerismo buscaría sacarle a la Ciudad el Parque Lezama

LezamaHasta ahora estaba ajeno a la insólita pelea entre los gobiernos de Nación y Ciudad por el intento de la presidencia de mudar el monumento a Cristóbal Colón a Mar del Plata para instalar, en la plaza que está detrás de la Casa Rosada, una escultura de Juana Azurduy. Incluso, las ocho hectáreas delParque Lezama ya tenían su propio conflicto por una disputa entre vecinos que se enfrentan por la colocación de rejas en su perímetro. Ahora, el kirchnerismo también quiere quedarse con ese espacio verde de San Telmo: unproyecto de ley que ya es tratado en Diputados busca declararlo Monumento Histórico Nacional para que sea Nación quien lo administre. El argumento es que está “abandonado a su propia suerte”.

Así, mientras se espera que la Justicia decida sobre el destino de Colón, la disputa se mudó a la Cámara de Diputados, donde la diputada nacional del Frente para la Victoria por la Ciudad, María del Carmen Bianchi, presentó el proyecto que ya aprobó la Comisión de Cultura el 5 de junio. Aún falta que se trate en Legislación General y en Presupuesto y Hacienda, pero la iniciativa cuenta con el apoyo del resto del bloque, por lo que tiene grandes chances de avanzar. Bianchi, que presidió la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) de 2003 a 2011, cuando asumió su banca, justificó el proyecto: “Asistimos tristemente a la brutal intervención del espacio público en nuestra Ciudad. Tal es el caso de lo que ocurre hoy en el Parque Lezama. Símbolo de los períodos históricos de Buenos Aires y Argentina, este jardín, otrora esplendoroso, fue abandonado”.

“No encuentro fundamentos serios en este proyecto de ley. Más aún, parece un nuevo intento para poner palos en la rueda a nuestra gestión”, declaró el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Diego Santilli, y agregó: “Estamos trabajando desde el año pasado para que el parque recupere el esplendor de su aspecto de 1930 y me sorprende que justo ahora el Gobierno nacional se interese”.

El parque fue diseñado en 1896 por el paisajista francés Carlos Thays. Varios historiadores aseguran que en ese lugar Pedro de Mendoza fundó por primera vez Buenos Aires, en 1536. Dentro de su perímetro se encuentra el Museo Histórico Nacional. En 1996, con la declaración de autonomía de la Ciudad, los espacios verdes y sus monumentos pasaron a manos del Ejecutivo porteño. Ahora, y sin tener en cuenta el plan que está pendiente para recuperarlo (demandará, según está previsto, $ 19 millones), la diputada Bianchi quiere que sea la Nación la que tenga que administrarlo y cuidarlo. Si logra declararlo lugar histórico, pasaría a depender de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, bajo la órbita de la Secretaría de Cultura de la Nación.

El polémico proyecto le suma otro capítulo a las peleas entre la Nación y la Ciudad, ahora centradas en el espacio público, a partir de la novela por Colón. Aún se espera que se expida el juez, que le pidió a la Nación que fundamente su intención de mudar la escultura. Además, la comunidad italiana pide que se quede donde está, porque fue un regalo por el primer Centenario de la Revolución de Mayo. Y tampoco lo quieren en Mar del Plata, donde dicen que ya tienen su propio Colón. Hasta el embajador de Italia pidió una ver a la Presidenta para manifestar la oposición de su comunidad. Y se sumaron legisladores y organizaciones como Basta de Demoler y Salvemos las Estatuas.

Al igual que en el flamante conflicto por el Parque Lezama, en el Gobierno porteño sostienen que tanto el monumento como la plaza en la que está, pertenecen a la jurisdicción de la Ciudad. Fte: Clarín

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*